lunes, 23 de enero de 2012

Atardecer de Primavera























En todo el 2011 no visité a Salinas de Puerto Hermoso. Pero tenia tiempo buscando contemplar un hermoso atardecer, de esos que nos da enero y solamente enero. El tiempo de los atardeceres asesinescos, ya concluye en estos días. Cada uno es diferente y narran un cuento distinto. Puede ser una canción, o una canción con vino o una canción con vino y Sabina, una amistad que sueña contigo atardeceres o simplemente la melancolía de la compañía que no estuvo contigo cuando el sol se entregó al Caribe y destelló luces rojas tras de si.


Celebro la Vida, solo o acompañado, celebro mis días con gratitud y pasión. Disfruto cada atardecer, como si fuera el último. Como un primer beso o como el último de los besos, como el aire que aspiro con conciencia y sabe a paz y a gloria y a otra oportunidad para continuar.


Celebro el amor, con sus espinas y su dolor. De donde saldrían poesias, sin espinas, sin dolor?  Celebro la luz y el calor de nuestro sol que hace arder nuestra piel caribeña.


Este fue otro maravilloso atardecer de un enero cualquiera. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada